Plaza San Bernardo,3 - 50132 Codo (Zaragoza)

976 831 246 codo@dpz.es

Historia

Heráldica

Escudo cuadrilongo de base circular, de azur, un castillo de dos torres, de oro, aclarado de gules, sumado en el centro de una espada, de oro, y en cada torre de un broquel, de plata. Al timbre, Corona del Escudo de España..

Orígenes

El origen de la localidad es incierto. Los primeros antecedentes habitantes en la zona corresponden a los S.VI y VII d.c en la Varella Castellar, donde se localizaron una acrópolis visigoda. Los primeros datos documentados que mencionan a Codo, se remontan a la donación de la villa que el Rey de Aragón, don Jaime I el Conquistador, hace a los monjes cistercienses del Monasterio de Rueda el 3 Julio de 1224. Donación registrada en la sede del Justicia de Aragón.

Sangrientos son los acontecimientos que asolaron Codo y la Comarca durante la Guerra de montañeses y moriscos en la primavera de 1588. Las primeras reyertas habían tenido lugar entre moriscos de Codo y bandas de pastores del Serrablo en el Planerón. El pueblo llega a ser abandonado por sus habitantes por un tiempo indeterminado. El fin del enfrentamiento permite la vuelta de la población.

Dos hechos futuros inciden profundamente en la villa de Codo: la expulsión de los moriscos (s. XVII) y la Desamortización de Mendizábal (s.XIX), marcando un antes y un después en la historia de la localidad.

Guerra civil

La Guerra Civil española supone el hecho más dramático en la historia de Codo durante el siglo XX. El 24 de agosto de 1937, las columnas republicanas, en el contexto de la Ofensiva de Zaragoza, atacan la localidad cercana de Quinto y ocupan Codo, para desde allí, tomar el 6 de septiembre Belchite. También fue en la población de Codo, el 24 de agosto de 1937, donde tuvo lugar la sangrienta batalla del Tercio de Montserrat. Conformado por 182 jóvenes, en su mayoría catalanes, perdieron la vida más de 140, demás de numerosos civiles.​ Debido a los méritos de guerra conseguidos en Codo, Jaime Bofill-Gasset i Amil obtuvo la Laureada de San Fernando. La población quedó muy dañada; en la Nochebuena de 1937 todas las familias de Codo, salvo algún joven en edad de ir al frente, son obligadas a abandonar el pueblo en camiones militares.​ Se convierten en refugiados de guerra y son acogidos por familias republicanas en localidades del Bajo Aragón como Fabara o Nonaspe.

Durante los terribles días de 1937, estuvo en Codo el famoso escritor ruso Mijaíl Koltsov, que describió sus experiencias en el libro «Diario de la guerra española», publicado en 1938.